Muchas veces nos preguntan en la farmacia por cremas o lociones corporales para una piel seca, tirante, escamada, con picores. Esta incomodidad pueden sufrirla tanto los niños, proclives a padecer dermatitis atópica, como adultos, especialmente en edades ancianas fruto de la falta de elasticidad y de la renovación celular, además de una menor retención de agua en la piel.

Con toda la importancia que concedemos a las lociones corporales, muchas y variadas y de más o menos calidad, no es menos cierto que una parte importante del tratamiento para paliar las molestias que hemos referido es un buen producto para la higiene, es decir un gel o un aceite lavante.

Los geles contienen tensoactivos, es decir moléculas que se unen al agua y a la grasa disminuyendo la tensión con las que están unidos a la piel, y al aclarar se eliminan de la piel limpiándola. Existen los jabones que contienen tensoactivos naturales y los syndets (jabón sin jabón) que son tensoactivos sintéticos. Los jabones tienen un ph entre 7 y 10, alejado del 5,5 de nuestra piel lo que a veces puede provocar irritaciones. Los syndets suelen tener un ph más cercano a nuestra piel lo que los hace más tolerables.

La clasificación de los tensoactivos es muy diversa y en función del tipo de piel es más aconsejable una u otra. Además, cuanto menos espumante sean, menos irritativo para la piel, especialmente pieles de bebe, atópicas y delicadas (contra lo que suele pensar la gente, que a más espuma mejor limpia y mejor es para la piel).

El gran desconocido dentro del cuidado de la piel es el aceite lavante, un producto magnífico para la higiene de pieles secas y atópicas. Contienen agentes limpiadores exta-suaves con un gran complejo lipídico lo cual mejora la hidratación de la piel incluso después del aclarado ya que permanece ese efecto. Aportan a la piel confort y suavidad, nutrición y previene la sequedad y la descamación cutánea.

En ocasiones, el uso de estos aceites puede evitar la aplicación de la leche corporal, por ejemplo, cuando la hidratación se convierte en una batalla campal al resistirse los niños más inquietos y movidos, algo que comentan algunas madres, pero es cierto que lo ideal es dedicar el tratamiento completo: un buen producto limpiador y una crema corporal.Lipikar de La Roche Possay

El aceite lavante LIPIKAR de La Roche contiene niacinamida, calma la inflamación y repara la barrera, cutánea además de manteca de karité conocida por proporcionar lípidos a la piel. La crema corporal LIPIKAR BAUME AP+ es un verdadero regalo para la piel muy seca, escamada, irritada y con picores ya que restaura devolviendo la hidratación adecuada durante 48 horas. También existe LIPIKAR GEL Y LECHE para las pieles menos deterioradas.

En cuanto a la marca EUCERIN, tanto el OLEOGEL como la LOCIÓN contiene tampón citrato ph5 que ayuda a restaurar y estabilizar el ph natural de la piel. Ello es importante para activar las enzimas de protección que regulan el crecimiento bacteriano.

ISDIN también tiene en cuenta estos problemas y ha ideado UREADIN OLEOGEL, lo mismo, un aceite lavante que proporciona nutrición a la piel y al que añaden dexpantenol para regenerar, y omega 3 y 6 para fortalecer la barrera cutánea. UREADIN CALM, crema anti-picor, añade a todo lo anterior una formula específica para el picor con policanol y manteca de karité.

Como veis el abanico de opciones es amplio, ya solo con tres de nuestras marcas más reconocidas. Insistimos que para el cuidado de la piel el producto limpiador es importante porque no se arrastra con el agua, en estos casos permanecen en la piel al aclarar. Además, en zonas de agua con gran contenido en cal, como es nuestro caso, las pieles sufren más, hay que cuidarlas con más mimo. Y ¿a quién no le gusta una piel sedosa como la de un bebe?

Toña Castán

Técnico en farmacia
Cuidando de los pacientes desde hace más tiempo que unas bodas de plata. Encargada de la parte de formación.
Toña Castán