Llega el verano: viajes, amigos, piscina… y romperse la muñeca/antebrazo es más que nunca un problema. No digamos ya si es un peque quien tiene el problema, porque con la escayola se pierden toda la temporada de piscina y jugar libremente… pero tranquilos, ¡que hay una alternativa que se puede mojar!

¿Y no hay ninguna opción más moderna a la escayola? ¡Claro que la hay! El problema es que a veces nos quedamos un poco estancados en el pasado. El Exos es una férula que sustituye a la escayola (siempre ha de ser bajo prescripción médica, si no lo evalúa el traumatólogo y valora que es posible, no se puede poner). Seguir leyendo para saber más sobre cómo funciona y sus ventajas. Y al final os dejamos un vídeo donde se ve muy bien qué es, y cómo se pone.Tecnología Exos

  • ¿En qué consiste?

Se trata de un material termoconformable, es decir, se le da forma con el calor, dejando la férula con la forma exacta del brazo del paciente.  De esta forma se inmoviliza y protege la fractura (o lesión) de golpes o nuevas fracturas al mover el brazo.

  • ¿Qué ventajas presenta frente a la escayola?

Son muchas las ventajas, y ninguna contra.

  1. Reformable: se puede volver a dar forma tantas veces como haga falta, lo cual es genial para casos en los que se pierde musculatura y cambios de posición por la evolución de la fractura. En el caso de la escayola habría que quitarlo y volver a poner una nueva, con el Exos se quita, se calienta y se le vuelve a dar forma sobre el brazo: no generamos desechos, no mancha y se hace en 5 minutos.
  2. Sistema BOA: el sistema BOA permite ajustar la presión del cierre de forma voluntaria, ideal para casos en los que inicialmente hay hinchazon, así se puede dejar un poco más suelto, y según se va drenando ese líquido, ajustarlo más para que el Exos quede bien ajustado al contorno del brazo. También es útil a la hora de tener que quitar el Exos y volverlo a poner, pues no hay que atar ninguna cuerda o poner enganches.
  3. ¡Se puede mojar!: ya no hace falta usar la funda de escayola (o bolsa de plástico) para ducharte, ah, ¡Y puedes ir a la piscina en verano! Piscina, mar, río, lago… lo que quieras. No se ablanda ni pierde propiedades, es más, deportistas de élite lo usan en muchos deportes, incluyendo surfistas.

  4. Se puede quitar: facilidades para el paciente y su rehabilitación, pues se puede ir al fisioterapeuta o traumatólogo, quitar el Exos, hacer los ejercicios de rehabilitación en un entorno controlado, y volver a poner el Exos fácilmente al acabar. De esta forma no se pierde tanta musculatura y se recupera mucho antes la lesión.
  5. Radiotransparente: se ve a través de el cuando se hace una radiografía, no hace falta quitar el Exos para “sacar la foto” y ver la evolución, pues se verá todo con los rayos X como si no llevaras la férula.
  6. Fácil de limpiar y transpirable: se puede limpiar con agua y jabón, aunque ya de por sí lleva un tratamiento anti-microbiano. Su estructura lleva agujeros por todos lados, lo que permite que la piel respire, evacuar el sudor y evitar irritaciones/picor en la piel.
  7. Ligero: no pesa nada, comparado con la escayola es como no llevar nada.
  • ¿Cuándo se puede poner?

El traumatólogo (o el médico que lleve el caso) debe evaluarlo y decidir. En principio se puede poner en casi todas las fracturas de muñeca, antebrazo y algunos dedos. Se le puede comentar esta opción si no la conoce.

Siempre debe ser una ortopedia técnica con licencia de fabricación a medida.

Ahora conociendo la nueva opción para estas lesiones, ¿es o no como para no plantearse usarlo si por desgracia tenemos una lesión o fractura? Para cualquier duda estamos frente a la Catedral de Jaca, o en los comentarios de esta entrada 🙂

 

En las redes

Alexandro Lacadena Gómez

Farmacéutico.
Responsable de la web y redes sociales de la farmacia. Encargado de colaboraciones con pruebas deportivas y equipos desde la ortopedia.
Alexandro Lacadena Gómez
En las redes